Cuatro razones por las que las instituciones financieras deberían participar activamente en la eficiencia energética

07 September 2017 por Dr. Steven Fawkes
Cuatro razones por las que las instituciones financieras deberían participar activamente en la eficiencia energética

El kit de herramientas de suscripción de la EEFIG tiene como objetivo equipar a las instituciones financieras para que valoren y evalúen mejor los riesgos de los proyectos de eficiencia energética. Hay cuatro razones por las que las instituciones financieras deberían considerar el despliegue de capital en la eficiencia energética. En 2015, la inversión mundial en eficiencia energética fue de 221.000 millones de dólares, de los cuales aproximadamente 32.000 millones se financiaron a través de mecanismos explícitos de eficiencia energética, como los contratos de rendimiento energético o los bonos verdes. Para alcanzar nuestros objetivos climáticos, este nivel de inversión debe aumentar hasta aproximadamente 1 billón de dólares al año en 2050, y la provisión de financiación puede ayudar a superar algunos de los obstáculos a la inversión en eficiencia energética. Reduciendo los riesgos de dos maneras: aumentando la eficiencia energética

y reduciendo el riesgo de financiación de activos que se quedan varados a medida que se endurece la normativa sobre eficiencia energética. Los EE.UU., la UE y China representan casi el 70% de la inversión total en eficiencia puede dividirse en inversiones básicas, donde la motivación se centra en el ahorro de energía, donde la eficiencia energética se basa en préstamos de eficiencia energética, hipotecas u otras instituciones financieras puede reducir el coste global para el anfitrión es una forma importante de superar algunos de.


Contenido relacionado   #inversiones integradas  #eficiencia energética  #finanzas verdes 


Cuatro razones por las que las instituciones financieras deberían participar en la eficiencia energética

Este es el primero de una serie de blogs basados y que recogen los elementos clave del EEFIGUnderwriting Toolkit que se publicó en junio. El kit de herramientas pretende equipar a las instituciones financieras para que valoren y evalúen mejor los riesgos de los proyectos de eficiencia energética.

Hay cuatro razones por las que las instituciones financieras deberían considerar el despliegue de capital en la eficiencia energética:

  • La eficiencia energética representa un gran mercado potencial. La AIE estima que en 2015 la inversión mundial en eficiencia energética fue de 221.000 millones de dólares, de los cuales aproximadamente 32.000 millones de dólares se financiaron a través de mecanismos explícitos de eficiencia energética, como los contratos de rendimiento energético o los bonos verdes. Para alcanzar nuestros objetivos climáticos, este nivel de inversión debe crecer hasta aproximadamente 1 billón de dólares al año en 2050, y la provisión de financiación puede ayudar a superar algunos de los obstáculos a la inversión en eficiencia energética.
  • Reducir los riesgos de dos maneras. En primer lugar, el aumento de la eficiencia energética mejora el flujo de caja de los clientes, reduciendo así su riesgo. En segundo lugar, existe el riesgo de financiar activos que queden varados a medida que se endurezca la normativa sobre eficiencia energética. Por ejemplo, en Inglaterra y Gales, el 1 de abril de 2018 será ilegal arrendar un edificio comercial con un certificado de rendimiento energético inferior a E. Esto pone en riesgo a los propietarios de edificios de bajo rendimiento y a sus prestamistas.
  • La mejora de la eficiencia energética tiene un impacto directo en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y otros impactos ambientales, como la contaminación atmosférica local, y por lo tanto debe ser una parte clave de los programas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). La eficiencia energética se considera una de las vías clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Los reguladores bancarios se fijan cada vez más en los riesgos relacionados con el clima. Entre las medidas que se pueden adoptar está la de pedir a los bancos que divulguen los riesgos relacionados con el clima de sus carteras de préstamos. En Francia, la divulgación de los riesgos relacionados con el clima ya es obligatoria por ley, lo que permitirá a las instituciones financieras estar mejor informadas sobre el rendimiento de los préstamos y, por tanto, sobre el coste del riesgo, y llevar a cabo una mejor evaluación del mismo. Entre las posibles medidas que se pueden adoptar en el futuro está la de reducir los requisitos de reserva de capital para la financiación "verde".

Cada uno de estos cuatro factores se considera con más detalle a continuación.

Un gran mercado potencial

La AIE estima que en 2015 la inversión total mundial en eficiencia energética del lado de la demanda fue de 221.000 millones de dólares, 118.000 millones de dólares en edificios, 39.000 millones de dólares en la industria y 64.000 millones de dólares en el transporte. La inversión en eficiencia energética fue inferior al 14% de la inversión total en el sector energético, pero aumentó un 6% en 2015, mientras que la inversión en el suministro de energía disminuyó. EE.UU., la UE y China representan casi el 70% de la inversión total en eficiencia. La inversión total en eficiencia puede dividirse en inversiones "básicas", en las que la motivación es específicamente conseguir un ahorro de energía, e inversiones "integradas", que son las transacciones habituales en las que la eficiencia energética no es la motivación, pero que mejoran la eficiencia porque el nuevo producto es más eficiente que el que sustituye.

Hasta la fecha, alrededor del 85% de todas las inversiones en eficiencia energética se han financiado con fuentes de financiación existentes o con autofinanciación, en lugar de con productos o programas específicos de eficiencia energética. El mercado mundial de los contratos de rendimiento energético, que se asocian con mayor frecuencia a la financiación externa, fue de 24.000 millones de dólares en 2015 y, de ellos, 2.700 millones de dólares correspondieron a Europa. Además, se utilizaron unos 8.200 millones de dólares de bonos verdes para financiar la eficiencia energética.

La AIE e IRENA estiman que, para alcanzar su escenario acumulativo "66% 2°C", la inversión mundial en eficiencia energética entre 2016 y 2050 deberá alcanzar los 39 billones de dólares, de los cuales 30 billones corresponderían a las economías del G20, lo que implica un nivel mundial de aproximadamente 1 billón de dólares al año, en comparación con el nivel actual de 221.000 millones de dólares, es decir, un aumento de cinco veces.

La oportunidad de negocio para las instituciones financieras se divide en dos categorías

  • crear nuevas líneas de negocio para proyectos específicos de eficiencia energética, por ejemplo, préstamos, hipotecas o fondos específicos de eficiencia energética
  • Garantizar que los préstamos e inversiones normales que se utilizan para financiar proyectos en los que la eficiencia energética no es el objetivo principal, por ejemplo, la renovación de edificios o la mejora de las instalaciones de producción, se aprovechan para garantizar que los proyectos financiados alcanzan los niveles óptimos de eficiencia energética en términos de rentabilidad, que suelen ser superiores a los niveles "habituales".

En la base de datos DEEP (Derisking Energy Efficiency Platform) de EEFIG, que incluye más de 7.500 proyectos, la media de recuperación de la inversión es de 5 años para los edificios y de 2 años para los proyectos industriales. A pesar de este atractivo económico, muchos proyectos potenciales no siguen adelante debido a otras prioridades del anfitrión del proyecto, a la falta de capacidad interna para desarrollar los proyectos o a la escasez de capital de inversión. Además, las inversiones normales en reformas de edificios e instalaciones industriales o en nuevos edificios e instalaciones no suelen aprovechar todo el potencial de rentabilidad de la eficiencia energética. La provisión de financiación por parte de terceros a través de modelos de negocio que reduzcan el coste global para el anfitrión es una forma importante de superar algunos de los obstáculos a la mejora de la eficiencia energética y representa una importante oportunidad de negocio para las instituciones financieras.

Reducción del riesgo

Las inversiones en eficiencia energética pueden reducir los riesgos para las instituciones financieras de dos maneras

  • Ayudar a los clientes individuales, ya sean empresas o particulares, a reducir sus gastos energéticos mejora su flujo de caja y su rentabilidad, además de aumentar su resistencia a las subidas del precio de la energía. La reducción del gasto en energía se traduce directamente en una mejora del flujo de caja, lo que mejora la asequibilidad de los préstamos o hipotecas, reduciendo así los riesgos para el prestamista.
  • El endurecimiento de la normativa en materia de eficiencia energética, en particular de los edificios, como las Normas Mínimas de Eficiencia Energética, significa que será imposible alquilar o vender edificios ineficientes desde el punto de vista energético. Esto supone un riesgo de activos bloqueados para el propietario y el prestamista.

El aumento de los niveles de eficiencia energética, esencialmente la reducción de la cantidad de energía utilizada para cualquier actividad, es una parte central de la política europea para hacer frente a las preocupaciones sobre la seguridad energética y el cambio climático. La política europea está impulsando regulaciones de eficiencia energética más estrictas para los edificios, equipos y electrodomésticos, así como para los vehículos. Las principales políticas de la UE son la Directiva de Eficiencia Energética (EED) y la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios (EPBD) y en noviembre de 2016 la Comisión Europea, en su paquete de invierno, "Energíalimpiapara todos los europeos",propuso un mayor endurecimiento de las regulaciones de eficiencia energética.

Algunos estados miembros han implementado Normas Mínimas de Eficiencia Energética (MEES) (también conocidas como Normas Mínimas de Rendimiento Energético (MEPS)) que significan que después de una fecha determinada los edificios con una eficiencia energética por debajo de un nivel establecido no pueden ser vendidos o alquilados. Esta normativa significa que una parte importante de las carteras inmobiliarias existentes podría perder sus ingresos y su valor de activo si no se mejoran hasta alcanzar un mayor nivel de eficiencia energética. Para los propietarios de grandes carteras inmobiliarias, o para los bancos que conceden préstamos a los propietarios, esto representa un riesgo importante al que hay que hacer frente.

El impacto medioambiental de la eficiencia energética

Durante muchos años, los defensores de la eficiencia energética han argumentado que es la fuente de servicios energéticos de menor coste y una vía de bajo coste para lograr una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los proyectos de la base de datos DEEP (Derisking Energy Efficiency Platform) de EEFIG sugieren que el coste medio de la energía evitada es de 2,5 céntimos de euro/kWh para los edificios y de 1,2 céntimos de euro/kWh para la industria, lo que es inferior a los costes de generación. La eficiencia energética se ha descrito como "el eje que puede mantener la puerta abierta a un futuro de 2°C".La AIE estima que, para alcanzar un escenario de 2°C, la eficiencia energética debe suponer el 38% de la reducción total de emisiones acumulada hasta 2050, mientras que las energías renovables sólo tienen que suponer el 32%. Para las instituciones financieras que buscan tener un impacto positivo en la resolución de los problemas medioambientales como parte de los programas de Responsabilidad Social Corporativa, el apoyo a la eficiencia energética debería ser una prioridad. Además de reducir las emisiones de dióxido de carbono que impulsan el cambio climático global, la reducción del consumo de energía también puede tener un efecto positivo en la contaminación atmosférica local.

La eficiencia energética y los reguladores financieros

Los reguladores financieros se interesan cada vez más por los riesgos sistémicos, entre ellos el cambio climático, y también hay un creciente interés por parte de reguladores y gobiernos en fomentar el crecimiento de las "finanzas verdes".La Junta Europea de Riesgo Sistémico, en su informe del Comité Científico Asesor de febrero de 2016, titulado "Demasiadopoco, demasiado repentino",advirtió de los riesgos de "contagio" y de activos bloqueados si la transición a una economía con bajas emisiones de carbono se producía demasiado tarde o de forma demasiado brusca. Las recomendaciones políticas del informe incluyen un aumento de la información y la divulgación de los riesgos relacionados con el clima y la incorporación de los riesgos prudenciales relacionados con el clima en las pruebas de resistencia.

En diciembre de 2016, el Grupo de Trabajo del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) sobre la Divulgación Financiera Relacionada con el Clima (TCFD) publicó sus recomendaciones, que incluían la divulgación de los riesgos relacionados con el clima de las organizaciones en el futuro.

En julio de 2015, Francia reforzó los requisitos obligatorios de divulgación sobre el clima para las empresas que cotizan en bolsa e introdujo los primeros requisitos obligatorios para los inversores institucionales como parte del artículo 173 de la Leypara la Transición Energética y el Crecimiento Verde. Estas disposiciones requieren que las empresas que cotizan en bolsa divulguen en el informe anual "losriesgos financieros relacionados con los efectos del cambio climático y las medidas adoptadas por la empresa para reducirlos, mediante la aplicación de una estrategia de bajas emisiones de carbono en cada componente de sus actividades."Los inversores institucionales también deberán "mencionar en su informe anual, y poner a disposición de sus beneficiarios, información sobre cómo su proceso de toma de decisiones de inversión tiene en cuenta criterios sociales, medioambientales y de gobernanza, y los medios implementados para contribuir a la transición energética y ecológica".

Es probable que esta tendencia hacia una mayor divulgación y evaluación abierta de los riesgos relacionados con el clima continúe en toda Europa.

 

Estas cuatro razones sugieren que la eficiencia energética debería figurar en la agenda de los consejos de administración de las instituciones financieras, ya que, independientemente de los mercados en los que operen, existen oportunidades de crecimiento y de reducción de riesgos.