Lo que la comunidad de la eficiencia energética puede aprender del Club de Roma

18 June 2019 por Rod Janssen
Lo que la comunidad de la eficiencia energética puede aprender del Club de Roma

El Eceee se ha centrado en la suficiencia y estamos haciendo algunos avances en este sentido. Tras la primera crisis del petróleo, la eficiencia energética se convirtió en una opción política para los gobiernos y las sociedades. Pero la mejora de nuestra eficiencia no conduce necesariamente a la disminución de la demanda de energía ni a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Anders Wijkman: Ha llegado el momento de una nueva Ilustración o de cambiar los hábitos actuales de pensamiento y acción que sólo tienen en cuenta el corto plazo. Para nosotros, en la comunidad de la eficiencia energética, tenemos que tomar el camino positivo y práctico. No conocemos otra. Sí, debemos acelerar el paso. Debemos reunir más y

más y más para tomar el mismo camino. Tiene que ser un camino planificado y deliberado. Damos la bienvenida a la iniciativa del Papa Francisco de abordar una crisis de valores más profunda y mentirosa, una cuestión central. Tenemos que basar nuestra nueva filosofía en el equilibrio, no en las distorsiones a las que nos enfrenta el sistema bancario. Se trata de una forma planificada de avanzar.


Contenido relacionado   #egoísmo  #mejores ideas  #negacionistas del clima 


Un paso a la vez

Nos enfrentamos a una gran cantidad de fatalidad y pesimismo. Por un lado, tenemos a los estudiantes activistas del clima y a la Rebelión de la Extinción sacudiendo nuestra complacencia para mostrar que globalmente estamos en un estado terrible debido al impacto devastador del cambio climático. Por otro lado, tenemos demasiada complacencia e inercia, por una gran variedad de razones, desde los negadores del clima hasta los arrastradores de pies.

La comunidad de la eficiencia energética ha tendido a seguir el camino del no arrepentimiento. Hay tantas buenas razones para mejorar nuestro rendimiento energético en todos los aspectos de nuestra sociedad que, por la razón que sea, simplemente lo hacemos. Pero la mejora de nuestra eficiencia no conduce necesariamente a la disminución de la demanda de energía o a la reducción de las emisiones de GEI. Afortunadamente, el eceee se ha centrado en la suficiencia y estamos haciendo algunos avances en este sentido, aunque nuestra base analítica aún no es completa.

Tras la primera crisis del petróleo, la eficiencia energética se convirtió en una opción política para los gobiernos y las sociedades. La Agencia Internacional de la Energía la incluyó en sus políticas a largo plazo. Se puede hacer que la gente baje el termostato durante una emergencia. No se pueden renovar todos los edificios cuando hay una crisis del petróleo, al menos no en el plazo de dicha crisis.

¿Estamos ahora en una crisis climática? Probablemente sea aún mayor si incluimos todos los recursos que estamos consumiendo. Me acuerdo de un libro del año pasado del Club de Roma escrito por Ernst von Weizsäcker y Anders Wijkman titulado¡Vamos! Capitalismo, cortoplacismo, población y destrucción del planeta. En el prefacio escriben:

"El mundo se encuentra de nuevo en una situación crítica. Vemos la necesidad de un nuevo y audaz comienzo. Esta vez, sin embargo, creemos que es especialmente importante examinar las raíces filosóficas del estado actual del mundo. Debemos cuestionar la legitimidad del ethos del egoísmo materialista que es actualmente la fuerza motriz más poderosa del mundo, y acogemos con satisfacción la iniciativa del Papa Francisco de abordar una crisis de valores más profunda y mentirosa, una cuestión central que el Club de Roma identificó hace muchos años. Creemos que ha llegado el momento de una nueva Ilustración o de cambiar los hábitos actuales de pensamiento y acción que sólo tienen en cuenta el corto plazo".

Los autores sostienen que la huella humana está aumentando rápidamente y, si no se invierte, acabará por colapsar la economía mundial. En su opinión, la maximización de los beneficios -bajo el principio de que el valor del accionista es lo primero- y la salvación del planeta están intrínsecamente en conflicto y es necesario mejorar enormemente el equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza, los mercados y la ley, el consumo privado y los bienes públicos, el pensamiento a corto y a largo plazo, y entre la justicia social y los incentivos a la excelencia. Proponen una revisión de la forma en que los gobiernos, las empresas, los sistemas financieros, los innovadores y las familias interactúan con nuestro planeta.

Los autores saben cómo sacudirnos hasta nuestras raíces, sin dejar de ser tan poco conflictivos y tan positivos para el camino a seguir. Sí, necesitamos repensar el marco político. Sí, necesitamos una nueva filosofía. Sí, necesitamos examinar el funcionamiento del sistema bancario. Y, lo que es más importante, necesitamos basar nuestra nueva filosofía en el equilibrio, y no en las distorsiones a las que nos enfrentamos ahora en una miríada de desigualdades.

Afortunadamente, el libro ofrece muchos ejemplos positivos y prácticos, historias de éxito y oportunidades. Muchas áreas de acción se refieren a políticas a nivel de la UE y son de relevancia directa para el debate político actual, por ejemplo, un movimiento hacia una economía circular puede ayudar a superar la escasez de minerales, reducir significativamente las emisiones de carbono y aumentar el número de puestos de trabajo o la agricultura regenerativa puede detener la erosión del suelo, mejorar los rendimientos y construir carbono en el suelo.

Para nosotros, en la comunidad de la eficiencia energética, tenemos que tomar la ruta positiva y práctica. No conocemos otra. Sí, debemos acelerar el paso. Sí, debemos reunir a más y más para tomar el mismo camino. No, no debemos entrar en pánico. Tiene que ser un camino planificado y deliberado.

Un paso a la vez.

 

Manténgase en sintonía. Las mejores ideas para la eficiencia energética y la transición energética...