ONUDI: Eficiencia energética industrial: Recogiendo la fruta más fácil

28 June 2017 por Jürgen Ritzek
ONUDI: Eficiencia energética industrial: Recogiendo la fruta más fácil

Li Yong es Director General de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI)

Se centra en dos aspectos: Los beneficios de la aplicación de los sistemas de gestión de la energía y, sobre todo, los beneficios no energéticos. El papel de la innovación sigue estando por delante de los gobiernos, la industria, el sector privado, los inversores y organizaciones como la ONUDI para promover, apoyar y respaldar eficazmente la innovación en tecnologías, aplicaciones, procesos de producción y modelos de negocio. El potencial de la eficiencia energética en el sector industrial es considerable. La innovación tecnológica ha alcanzado la máxima prioridad en las agendas de los responsables políticos de muchos países, incluidos muchos Estados miembros de la ONUDI.

Sin embargo, los gobiernos y las empresas tienen aún mucho trabajo por delante para promover la innovación en las industrias, afirma. Añade que la innovación es el otro motor/factor clave para lograr un cambio transformacional hacia vías de desarrollo con menos carbono y mayor productividad. Para las empresas de la eficiencia energética industrial habrá que abordar el futuro de la industria, pero aún queda un trabajo sustancial por delante.


Contenido relacionado   #demanda de la industria  #gestión de la energía  #eficiencia energética 


El siguiente artículo es el artículo principal del Global Sustain Yearbook 2016/17 de LI Yong , Director General de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Li Yong se centra en dos aspectos:

  1. Los beneficios de la implantación de sistemas de gestión de la energía y -sobre todo- los beneficios no energéticos
  2. El papel de la innovación

A continuación encontrará su artículo con algunas áreas resaltadas y algunos epígrafes añadidos para facilitar la lectura, así como otros enlaces, incluido un enlace al anuario completo, el libro electrónico "The Energy [R]Evolution", publicado por Global Sustain.

El reto

En todo el mundo, la industria es un gran consumidor de energía. En la actualidad, el sector industrial representa casi el 40% del consumo total de energía final del mundo. Y, en las próximas dos décadas, se espera que la demanda de energía de la industria siga aumentando, a un ritmo del 1,3% anual. La industria es también la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), con casi un tercio del total de las emisiones mundiales.

Labuena noticia es que la adopción de medidas de eficiencia energética podría reducir el uso de energía industrial en más de un 25%. El potencial de la eficiencia energética en el sector industrial es considerable. La eficiencia energética industrial no sólo reduce el consumo total de energía - reduciendo así la dependencia de muchos países de las importaciones de energía - sino que también fomenta el desarrollo, crea puestos de trabajo y disminuye la contaminación. De hecho, los esfuerzos para mejorar la eficiencia energética industrial son fundamentales para lograr la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente los relacionados con el cambio climático y la energía sostenible.

Uno de los principales obstáculos a la eficiencia energética en el sector industrial es que las empresas industriales se centran en impulsar la producción y la mayoría no son conscientes de los múltiples beneficios de la implementación de actividades de eficiencia energética o del conjunto de tecnologías disponibles. Pero, en las dos últimas décadas, los Sistemas de Gestión Energética (SGE) han surgido como una metodología de mejores prácticas probadas para garantizar una eficiencia energética sostenible y mejorar continuamente el rendimiento industrial. (Un sistema de gestión de la energía es una serie de procesos que permiten a personas con distintas responsabilidades en una organización utilizar datos e información para mantener y mejorar el rendimiento energético, al tiempo que se mejora la eficiencia operativa, se disminuye la intensidad energética y se reduce el impacto medioambiental).

El papel del EnMS - ISO 50001

La norma mundialmente aceptada y reconocida para el EnMS es la ISO 50001 y su aplicación puede ayudar a la industria a desarrollar estrategias y procesos para gestionar el uso de la energía, aumentar la eficiencia, reducir los costes y mejorar el rendimiento medioambiental.

Las políticas y los mecanismos de mercado que fomentan la adopción del EnMS en la industria pueden ser muy eficaces para mejorar la eficiencia. Esto se debe a que un sistema de gestión de la energía establece vínculos más estrechos entre la eficiencia energética y los valores fundamentales de la industria, como la reducción de costes, el aumento de la productividad, el cumplimiento de las normas medioambientales y la competitividad global.

Durante la última década, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) ha apoyado a las empresas de los países en desarrollo y de las economías emergentes en la implantación de sistemas de gestión energética, ayudándolas así a mejorar su rendimiento energético, su productividad y su sostenibilidad medioambiental. Para las empresas de los países en desarrollo que se inician en este campo, la gestión energética puede suponer un ahorro de energía de entre el 5 y el 15% en los primeros uno o dos años de aplicación.[para ver ejemplos en forma de breves estudios de casos, consulte aquí] Los sistemas de gestión energética son tan eficaces para lograr reducciones significativas y sostenibles del consumo de energía que muchos gobiernos exigen a los grandes usuarios finales de energía que los apliquen. La mayoría de los países europeos ya han convertido la gestión de la energía en un elemento central de sus programas de eficiencia energética.

Los gobiernos que deseen crear las condiciones para facilitar la adopción de la gestión energética y aplicar la norma ISO 50001 deben establecer políticas y mecanismos que promuevan su adopción. Para desarrollar una combinación de políticas que se adapte mejor al sector industrial, es importante analizar los instrumentos y esquemas que se utilizan en todo el mundo y presentar las consideraciones pertinentes a los responsables políticos de los países en desarrollo.

Normas mínimas de rendimiento energético (MEPS)

El establecimiento de normas de rendimiento energético para los equipos industriales es otro ámbito que encierra un importante potencial de ahorro de energía en la industria. Muchos países desarrollados ya cuentan con normas mínimas de rendimiento energético (MEPS) obligatorias para una serie de equipos que consumen energía dentro de la industria, mientras que muchos países en desarrollo también están avanzando hacia la introducción de MEPS obligatorias para equipos industriales como motores y calderas.

Loscomponentes eficientes pueden aportar ganancias del orden del dos al cinco por ciento, pero las medidas de optimización de los sistemas pueden alcanzar ganancias medias de eficiencia del 20 al 30% con un periodo de amortización inferior a dos años. Por lo tanto, habrá que esforzarse en abordar los obstáculos para optimizar la eficiencia energética en el diseño, el funcionamiento y el mantenimiento de los sistemas energéticos industriales para aprovechar todo el potencial económico y medioambiental de la eficiencia energética.

Innovación

De cara al futuro de la eficiencia energética en la industria, el otro motor/factor clave para lograr un cambio transformacional hacia vías de desarrollo con menos carbono y mayor productividad es la innovación, y con ello me refiero a la innovación en tecnologías, aplicaciones, procesos de producción y modelos de negocio.

La innovación tecnológica ha alcanzado la máxima prioridad en las agendas de los responsables políticos de muchos países, incluidos muchos Estados miembros de la ONUDI. Sin embargo, los gobiernos, la industria, el sector privado, los inversores y las organizaciones como la ONUDI tienen mucho trabajo por delante para promover, apoyar y acelerar de forma efectiva el desarrollo de tecnologías y soluciones limpias innovadoras, especialmente en y para el sector industrial. Los gobiernos deben crear ecosistemas para identificar soluciones innovadoras para los retos técnicos a los que se enfrenta la industria y trabajar con ella y con la comunidad de investigación y desarrollo en general para resolverlos.

El apoyo gubernamental a la fabricación ecológica, a los concursos de innovación de las pequeñas y medianas empresas (PYME) y a las incubadoras y aceleradoras de innovación ha aumentado en los últimos años. Esto es una señal muy positiva. La ONUDI, junto con socios clave como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Cleantech Open, ha podido desarrollar el Programa Mundial de Innovación en Tecnologías Limpias ONUDI-FMAM para las PYME, que ahora abarca siete países y se espera que se amplíe a otros más, para ayudar a liberar todo el potencial de la eficiencia energética en la industria.

Una nueva área de interés para la ONUDI en términos de innovación para la eficiencia energética industrial es Big Data y el Internet de las Cosas. Recientes informes del McKinsey Global Institute han proporcionado una visión muy interesante sobre el potencial de productividad e innovación que los Big Data y el Internet de las Cosas ofrecen a la industria. Un estudio realizado por una de las principales empresas digitales de Europa ha descubierto que la implantación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la digitalización de los procesos empresariales pueden contribuir a eliminar 7,6 gigatoneladas (GT) de emisiones de carbono en seis sectores industriales, incluidas 2,2 GT de los servicios públicos y 0,7 GT de la industria manufacturera[.

La mayoría de las empresas siguen captando sólo una fracción del valor potencial de los datos, la analítica y la aplicación de las TIC, y el sector manufacturero es uno de los que ha avanzado con especial lentitud. Curiosamente, el estudio también destaca el hecho de que las mayores barreras a las que se enfrentan las empresas a la hora de extraer valor de los datos y la analítica son de tipo organizativo; muchas luchan por incorporar los conocimientos basados en los datos a los procesos empresariales cotidianos.

En la ONUDI hemos empezado a estudiar algunas de estas oportunidades y sus barreras asociadas, y ahora estamos trabajando en varios países, entre ellos Rusia e Irán, en la aplicación de soluciones de última generación basadas en Internet para el análisis y la supervisión de la eficiencia energética en la industria, lo que permite un seguimiento instantáneo del rendimiento energético y una medición en tiempo real del uso y el ahorro de energía.

Otras soluciones innovadoras que tienen muy buen potencial para la eficiencia energética industrial son los servicios relacionados con la supervisión y el control remotos de los servicios energéticos, especialmente para las PYME, y los sistemas automatizados para supervisar e informar sobre el rendimiento energético. Las empresas industriales y los empresarios innovadores que trabajan en colaboración con el programa de eficiencia energética industrial de la ONUDI han experimentado múltiples beneficios más allá del mero ahorro de costes energéticos, como el aumento de la productividad y la competitividad, la reducción de la exposición a los precios volátiles de la energía y una mayor fiabilidad operativa. Sin embargo, la mayoría de los países siguen teniendo importantes oportunidades no aprovechadas para mejorar su eficiencia energética industrial.

Enlaces y otros comentarios sobre el PEIE

Se puede acceder al anuario completo aquí

Un tema relacionado es cómo financiar la inversión en eficiencia energética industrial. El EEIP es socio de un proyecto europeo sobre la conexión de la industria y las ESE con los mercados de capitales. Aquí puede encontrar más información y cómo colaborar. El proyecto, denominado ICP, recibe financiación del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea en virtud del acuerdo de subvención nº 754056