Paquete "Fit for 55" de la UE: ¿un buen ajuste para las empresas que realizan sistemas de gestión de la energía y auditorías energéticas?

23 July 2021 por Erika Maugeri
Paquete "Fit for 55" de la UE: ¿un buen ajuste para las empresas que realizan sistemas de gestión de la energía y auditorías energéticas?

La Comisión Europea ha difundido un nuevo conjunto de propuestas denominado "Fit for 55".

El paquete cumplirá los objetivos de cambio climático para 2030 y hará frente al muy popular Green Deal de la UE. La DEE actualizada hará que los objetivos de eficiencia energética de la UE sean vinculantes y garantizará una reducción adicional del consumo de energía del 9% para 2030 en comparación con el escenario de 2020. Los puntos clave a destacar son principalmente dos: Una nueva enmienda de la EED sobre el artículo 8 exigirá a los Estados miembros que garanticen que las PYMES con un consumo medio anual superior a 100TJ de energía durante los tres años anteriores apliquen un sistema de gestión energética. La nueva DEE proporcionará a las PYME y a las empresas que no son PYME las herramientas necesarias para implantar sistemas de gestión medioambiental y de eficiencia energética adecuados para ser más eficientes, ahorrar más energía y ser más competitivas en el mercado. Y una enmienda obligará a las PYME a realizar una auditoría energética cada cuatro años de forma rentable y con controles de calidad.


Contenido relacionado   #auditorías energéticas  #cambio climático  #pymes europeas 


El 14 de julio de 2021, la Comisión Europea distribuyó un nuevo conjunto de propuestas denominado "PaqueteFitfor 55"que cumple los objetivos de cambio climático para 2030 y hace frente al muy popular Green Deal de la UE.

El paquete propuesto contribuye activamente a aumentar el nivel de ambición de la UE en el marco del cambio climático y las políticas conexas, ya que prevé instrumentos legislativos y acciones para varios sectores críticos.

Con el objetivo de hacer realidad el Green Deal de la UE, este paquete se aplicará a los sectores nuevos y a los ya existentes:

 

 

Entre las enumeradas, la revisión de la Directiva de Eficiencia Energética (DEE) es quizá el paso más importante que la UE podría solicitar, para que el lema "la eficiencia energética es lo primero" sea aplicable y efectivo en los planes de política e inversión. Según la propuesta de la Comisión, la DEE actualizada hará que los objetivos de eficiencia energética de la UE sean vinculantes, al tiempo que garantizará una reducción adicional del consumo de energía del 9% para 2030 en comparación con el escenario de 2020.

En el ámbito nacional, esto se traduce en una obligación de ahorro energético doble (establecida en el artículo 8 de la DEE) para que los países de la UE cumplan el objetivo y consigan nuevos ahorros cada año del 1,5% del consumo final de energía de 2024 a 2030, frente al nivel actual del 0,8%. Estas directrices son cruciales para impulsar el ahorro de energía en sectores de uso final como los edificios, la industria y el transporte.

Otro elemento clave de la DEE actualizada se refiere en particular a la aplicación de los sistemas de gestión de la energía como obligación por defecto para los grandes consumidores de energía, y a la modificación del ámbito de aplicación de la obligación de realizar auditorías energéticas desde la definición de pequeña y mediana empresa (PYME) hasta el consumo de energía.

 

Pero, ¿cómo afectan estos nuevos acuerdos a la aplicación de las auditorías energéticas y los sistemas de gestión de la energía en virtud del artículo 8 de la Directiva?

Los puntos clave a destacar son principalmente dos:

 

  1. Una nueva enmienda de la DEE sobre el artículo 8 exigirá a los Estados miembros que garanticen que las PYME con un consumo medio anual superior a 100TJ de energía durante los tres años anteriores apliquen un sistema de gestión de la energía, certificado por un organismo independiente y conforme a las normas europeas o internacionales.
  2. Otra enmienda exigirá a los Estados miembros que garanticen que las PYME con un consumo medio anual superior a 10TJ de energía durante los tres años anteriores y que no hayan implantado un sistema de gestión energética, realicen una auditoría energética cada cuatro años de forma rentable y con controles de calidad que garanticen tanto la validez como la exactitud de la auditoría. Los resultados de las auditorías energéticas deberían publicarse en el informe anual de la empresa.

 

 

Las auditorías energéticas deberían ser realizadas por las empresas de forma voluntaria e independiente y supervisadas por los Estados miembros, una autoridad competente o un organismo designado, como la Comisión. En caso contrario, cuando una empresa aplique un contrato de rendimiento energético, quedará exenta de las dos condiciones mencionadas.

 

Además, en caso de que el consumo anual de la empresa no se aplique a una de las condiciones mencionadas, los Estados miembros tendrían que animar a las PYMES y/o a las no PYMES a participar en programas para realizar auditorías energéticas y las consiguientes recomendaciones.

 

¿Qué significa esto en la práctica? La nueva DEE dará a las PYMEs y a las empresas que no son PYMEs las herramientas para implementar sistemas adecuados de eficiencia energética y gestión medioambiental para ser más eficientes, ahorrar más energía y ser más competitivos en el mercado.

 

Por esta razón, el nuevo paquete Fit for 55 parece encajar bien con la ambición de la UE, así como con la de las PYME europeas, aunque su aplicación efectiva requerirá los esfuerzos conjuntos de todos los países europeos, desde los Estados miembros hasta los particulares.

 

 

Enlaces relevantes: