Por qué Alemania necesita una Energiewende europea

19 March 2017 por Rebecca Bertram
Por qué Alemania necesita una Energiewende europea

La Unión Europea está negociando sus objetivos energéticos para 2030. Rebecca Bertram analiza por qué Alemania necesita una Energiewende europea. Dice que Alemania se ha beneficiado considerablemente de la red eléctrica europea integrada. Alemania y la Unión Europea firmaron el Acuerdo Climático de París a finales de 2015. Bertram: Europa necesita una visión unificadora de crecimiento e innovación para atraer grandes inversiones en un proyecto europeo global. Una E energiewende europea beneficiaría la seguridad energética de Alemania y de toda la Unión Europea, porque la electricidad producida localmente, combinada con una mayor eficiencia energética, disminuye la dependencia de las importaciones y la evolución de los precios internacionales, afirma. Un cambio en este sentido sólo se producirá si Alemania convence a sus vecinos europeos de los beneficios económicos y de seguridad que conlleva una reestructuración del sistema energético. Europa necesita una visión energética que no sólo fomente y refuerce la cultura de la innovación y la digitalización, sino que también sirva para destacar el papel de Europa como pionera mundial en política energética sostenible y aumentar la competitividad internacional tanto de Alemania como de Europa.


Contenido relacionado   #energiewende  #berlin  #alemania del norte 


Por qué Alemania necesita una Energiewende europea

La Unión Europea está negociando actualmente sus objetivos energéticos para 2030. Hasta ahora, la Energiewende alemana ha sido criticada por ser demasiado introvertida. Sin embargo, a Alemania le interesa inmediatamente adoptar la dimensión europea. Rebecca Bertram analiza por qué Alemania necesita una Energiewende europea.

El origen de la Energiewende alemana es puramente nacional. De hecho, cuando el gobierno federal alemán decidió embarcarse en la reestructuración del sistema energético de Alemania, lo hizo sin tener en cuenta el impacto que la transición tendría en sus vecinos europeos. Por ello, la Energiewende alemana no siempre es apreciada en Europa en la medida que los responsables políticos alemanes desearían.

Europada flexibilidad a la Energiewende alemana

Dado que las energías renovables representan ahora el 32% de la generación total de electricidad, la Energiewende alemana está entrando en una segunda fase decisiva. En un sistema energético en el que las energías renovables, volátiles y no siempre disponibles, constituyen la mayor parte de la producción, el reto es cada vez más el de conciliar eficazmente la oferta y la demanda.

En los últimos años, Alemania se ha beneficiado considerablemente de la red eléctrica europea integrada. Por ejemplo, ha inyectado el excedente de energía eólica del norte de Alemania en las redes eléctricas de sus vecinos, o ha utilizado sus redes para transportar la electricidad del norte de Alemania a los centros industriales del sur del país. Cada vez que Alemania se encontraba en un punto bajo de su propia generación de energía, podía obtener electricidad convencional de sus vecinos. Sin embargo, estas prácticas y acciones han provocado una considerable imprevisibilidad en las redes eléctricas nacionales de los demás países europeos. Polonia, en particular, ha objetado una y otra vez que esta situación está obligando a sus proveedores de energía a adaptar sus capacidades netas de transmisión en consecuencia.

Para Alemania, esta situación era y es conveniente por dos razones principales.

  • En primer lugar, ha permitido a Alemania exportar su excedente de electricidad -en la actualidad alrededor del 8% de su consumo anual de electricidad- a otros países europeos.
  • En segundo lugar, ha evitado a Alemania la costosa tarea de tener que construir su propia infraestructura eléctrica flexible con grandes capacidades de almacenamiento y nuevas líneas de transmisión.

Los vecinos de Alemania, sin embargo, descontentos con estos flujos paralelos y en bucle, han correspondido aumentando gradualmente el uso de los llamados desfasadores a lo largo de las fronteras con Alemania para minimizar la explotación de sus redes eléctricas nacionales. Para la Energiewende alemana, esto representa una pérdida crucial, en la medida en que el anterior modus operandi no sólo permitía la flexibilidad, sino que también mantenía el coste de la Energiewende más bajo de lo que habría sido sin el acceso a las líneas eléctricas y los mercados de energía de sus vecinos.

La Energiewende alemana sólotendrá éxito si se adopta en toda Europa

Según la visión energética de la Comisión Europea para 2030, Europa debe satisfacer el 27% de su demanda total de energía con energías renovables y aumentar su eficiencia energética en un 30%. Además, algunos mecanismos de capacidad deben favorecer la construcción de nuevas centrales eléctricas convencionales.

Estos objetivos demuestran, sobre todo, que los Estados miembros europeos no están actualmente unidos para seguir una mayor visión energética compartida. En cambio, cada país sigue persiguiendo intereses energéticos puramente nacionales, desde el carbón en Polonia hasta la energía nuclear en Francia. A la vista de estas diferencias, no es de extrañar que la Comisión Europea no proponga una legislación más ambiciosa. Un cambio en este sentido sólo se producirá si los pioneros de la Energiewende, como Alemania, convencen a sus vecinos europeos de los beneficios económicos y de seguridad que conlleva una reestructuración del sistema energético.

Para ser claros, esto redundaría en el propio interés de Alemania, sobre todo porque necesita a Europa para impulsar su propia Energiewende. La Comisión Europea tiene el poder de frenar considerablemente la Energiewende de Alemania en los próximos años. Por ejemplo, la Comisión amenaza con poner fin a la norma de acceso prioritario a la red de Alemania para las energías renovables. La Energiewende europea también es necesaria para alcanzar los objetivos climáticos, que Alemania y la Unión Europea firmaron como parte del Acuerdo Climático de París a finales de 2015. Por último, pero no por ello menos importante, la Energiewende alemana por sí sola -siempre que finalmente conduzca a las tan necesarias reducciones de las emisiones de GEI- no puede dar el giro necesario al cambio climático global.

La Europa en crisis necesita una visión energética

Europa se enfrenta actualmente a una grave crisis de identidad. Tras el Brexit y teniendo en cuenta los numerosos movimientos antieuropeos en muchos Estados miembros de la UE, Europa necesita una visión unificadora de crecimiento e innovación capaz de atraer grandes inversiones en un proyecto europeo global.

Una Energiewende europea podría ser esta visión para Europa. No sólo fomentaría y reforzaría una cultura de innovación y digitalización, sino que también serviría para destacar el papel de Europa como pionera mundial en política energética sostenible y para aumentar la competitividad internacional tanto de Alemania como de Europa.

Por último, una Energiewende europea beneficiaría la seguridad energética de Alemania y de toda la Unión Europea, ya que la electricidad producida localmente, combinada con una mayor eficiencia energética, disminuye la dependencia de las importaciones y la evolución de los precios internacionales. En los últimos años, el alarmante impacto de la inseguridad energética para Europa se hizo notar claramente con los conflictos del gas entre Rusia y Ucrania, que sirvieron de doloroso recordatorio de que la Unión Europea importa hoy alrededor de un tercio de su gas natural de Rusia. Si la Unión Europea se toma en serio su misión de Unión Energética, debería vincularla directamente a los debates sobre una Energiewende europea. Esta visión convertiría la crisis en una oportunidad para que Europa mejore tanto su poder de negociación frente a Rusia como su estatus de líder internacional en infraestructuras energéticas modernas y sostenibles.

¿Y ahora qué?

Por lo tanto, si Alemania quiere hacer una contribución significativa al debate sobre política energética en Europa durante los próximos dos años, Berlín no debería limitarse a pequeñas disputas sobre el acceso prioritario a la red para las energías renovables o los mecanismos de capacidad. Por el contrario, Alemania debería, junto con sus vecinos europeos, desarrollar una nueva narrativa sobre una Energiewende europea común, que aborde también las preocupaciones de otros Estados miembros europeos. Este diálogo debería centrarse en las ventajas de la modernización económica y la competencia internacional de Europa. Sólo entonces podrá tener éxito la Energiewende tanto en Alemania como en Europa.

 

Rebecca Bertram dirige el trabajo de la Transición Energética Europea en la sede de la Fundación Heinrich Böll en Berlín. Su trabajo se centra en la integración de los distintos debates europeos sobre la energía en el proceso de toma de decisiones energético alemán.

Publicado originalmente en https://energytransition.org/2017/02/why-germany-needs-a-european-energiewende/