La DSO del futuro inmediato

04 March 2020 por Carla Rubí
La DSO del futuro inmediato

En los próximos años, más clientes tendrán instalados contadores inteligentes y el uso de la facturación electrónica está aumentando rápidamente. La red actual es el resultado de 100 años de historia en los que la red se ha explotado fundamentalmente igual que el primer día. La digitalización por sí sola no garantiza la supervivencia de los DSO en un mercado en constante cambio. Con el tiempo, los consumidores ya no pagarán por la energía, sino por servicios y productos que les permitan interactuar con la red sin perder comodidad o mejorar su experiencia con la energía. Este gran cambio podría tener algunas analogías con la revolución del sector de las telecomunicaciones a finales del

El sector de las telecomunicaciones, tradicionalmente arraigado en un monopolio natural, se vio expuesto a la competencia transfronteriza; la presión política impulsó la desagregación, y hubo presión de los consumidores para tener un acceso desregulado a la infraestructura. Los DSO deben reaccionar ahora para estar preparados para jugar en el mercado y asociarse con otras aperturas de mercado que permitan a los nuevos operadores ofrecer servicios que podrían ser en la próxima década(.


Contenido relacionado   #innovación  #modernización  #comunidades energéticas 


La llamada Transición Energética supone la transformación de las redes eléctricas, y su digitalización va más allá de su equipamiento, es un nuevo paradigma basado en cambios radicales en la tradicional forma vertical de explotar las redes hacia una gestión horizontal. Esto está impulsado por la penetración de la generación renovable, las baterías y la e-movilidad debido a la integración de las TIC y la gestión de los sistemas a través de la inteligencia distribuida.

Los DSOs tienen que seguir gestionando la tensión (nivel de voltaje) en las redes como siempre, pero con variables, condiciones y elementos cada vez más complejos a tener en cuenta. Garantizar la seguridad del suministro y un adecuado mantenimiento de la red eléctrica es y será siempre la "razón de ser" del DSO. Pero ahora, ¡es el momento de innovar!

En los próximos años, más clientes tendrán instalados contadores inteligentes, y el uso de la facturación electrónica está aumentando rápidamente. Los países con implantación de contadores inteligentes podrán mejorar la relación entre las empresas de servicios públicos y los clientes. Ya se aprecia un gran cambio hacia cuestiones más técnicas en las preguntas y necesidades de los clientes (cómo conectarse a la red, cómo instalar la recarga de vehículos eléctricos y paneles solares... También preguntan por los requisitos de capacidad o cómo reaccionar ante las señales de capacidad). El gestor de redes de distribución tiene que facilitar la conexión de la nueva tecnología del cliente a la red.

Sin embargo, en una época en la que el papel del OSD es cada vez más importante en un sistema energético más complejo y descentralizado, el OSD sigue siendo el actor invisible. Esto tiene que cambiar.

La red actual es el resultado de 100 años de historia durante los cuales la red se ha explotado fundamentalmente de la misma manera que el primer día. Las redes se diseñaron para enviar energía en un solo sentido (desde el punto de generación al de consumo) y para un consumidor conectado que sólo consumía (los prosumidores y los consumidores activos sólo han empezado a regularse ahora). Ahora, tanto si el prosumidor alimenta el exceso de electricidad como si la demanda de la red, en ambos casos el DSO tiene que proporcionar una conexión ininterrumpida y fiable. La red del DSO también se construyó para ser gestionada de forma no interconectada. Esto no facilita una integración eficiente de la generación distribuida, que a su vez implica flujos de energía más intermitentes, imprevisibles y bidireccionales.

Así, por un lado, tenemos previstas más interconexiones, almacenamiento, e-movilidad, integración sectorial, respuesta de la demanda, redes inteligentes y otras soluciones de flexibilidad emergentes. Todo ello es clave para la transición energética. Por otro lado, tenemos unos OSD anticuados cuyo principal objetivo durante cien años ha sido garantizar que no haya cortes de energía y restablecerla lo más rápidamente posible, lo que a su vez ha requerido relativamente poca innovación y pensamiento estratégico (en comparación con otros negocios que se enfrentan a mucha más competencia).

A partir de ahora, el DSO tendrá que cooperar con otros operadores de la red y con nuevos participantes e intercambiar datos. La digitalización es una condiciónsine qua non, pero la digitalización por sí sola no garantiza la supervivencia de los DSO en un mercado en constante cambio. Tienen que empezar a añadir valor con nuevos servicios en el ámbito de la energía, ya que la cadena de valor de la energía mundial se encuentra en la cúspide de ser interrumpida estructuralmente.

Los gestores de redes de distribución (DSO) se arriesgan a una espiral de pérdida de ingresos por parte de los consumidores menos conectados. Basta con imaginar los edificios de propiedad horizontal organizados como comunidad energética local con un solo punto de consumo conectado, en lugar de tener tantos puntos como apartamentos. Además, los DSO se enfrentan a nuevos costes de modernización de la red y de resiliencia, entre otros. Con el tiempo, los costes podrían superar los ingresos y muchos OSD podrían perecer bajo el peso de su intransigencia y su estructura anticuada.

Pero los gestores de redes de distribución no son dinosaurios, ajenos a cualquier signo de su inminente y fatal extinción. Las OSD conocen a sus asesinos y pueden potencialmente hacerse amigos y/o encarnarlos. Los DSOs deben reaccionar ahora para estar preparados para jugar en el mercado y asociarse con otros participantes del mercado. Si lo hacen, asistiremos al auge de las multiservicios digitales.

Creo que, con el tiempo, los consumidores ya no pagarán por la energía, sino por los servicios y productos que les permitan interactuar con la red sin perder comodidad ni mejorar su experiencia con la energía. Al igual que dejamos de pagar por la cantidad de minutos que hablamos por teléfono, dejaremos de pagar por los KWh que hemos contratado.

Este gran cambio podría tener algunas analogías con la revolución del sector de las telecomunicaciones a finales del sigloXX. El sector de las telecomunicaciones, tradicionalmente arraigado en un monopolio natural, se vio expuesto a la competencia transfronteriza; la presión política impulsó la desagregación, y hubo presión de los consumidores para tener un acceso desregulado a la infraestructura.

Las empresas de servicios públicos podrían ser en la(s) próxima(s) década(s) lo que los CLEC fueron en los años 90, aprovechando las aperturas de la regulación que permiten a los nuevos operadores ofrecer nuevos servicios por los que los clientes podrían pagar más, al tiempo que se les garantiza el acceso a la red del operador tradicional por una módica cantidad. La factura de las telecomunicaciones no ha dejado de aumentar para el consumidor medio, no porque se suban las tarifas para pagar beneficios intangibles como la resistencia de la red, sino porque los clientes ven el valor de los nuevos servicios, como poder asistir a una clase de yoga en tiempo real en el Himalaya a través de su teléfono móvil en Wall Street. Para muchos, estos servicios merecen el gasto extra.

Hasta ahora, a mí, como consumidor, sólo me han importado los precios bajos de la energía y la fiabilidad (y últimamente también el origen renovable de mi suministro energético). Entonces, ¿qué podrían ofrecerme las empresas de servicios públicos para que yo esté contento de seguir usándolas e incluso de pagarles más dinero? Por ejemplo, ¿podría alguien ocuparse del compromiso activo que se espera de los consumidores hasta ahora pasivos? Porque, sinceramente, algo que requiere más esfuerzo que pagar las facturas y encender y apagar los interruptores de la luz no es muy atractivo para el ciudadano medio.

El autoconsumo, el almacenamiento, la e-movilidad, las microrredes, las comunidades energéticas y las tendencias fuera de la red están aportando nuevas oportunidades y alternativas para el cliente. Pero también traen desafíos, ya que los clientes no siempre saben cómo proceder. Los DSOs permiten todos estos nuevos desarrollos desde un punto de vista técnico, y deben asociarse con los clientes para facilitar su papel cada vez más activo en el mercado de la energía como un socio fiable y de confianza. El DSO tendrá que ser un facilitador que permita a los clientes disfrutar de los servicios ofrecidos por los proveedores de energía. El DSO puede guiar a los clientes para que encuentren las mejores soluciones para ellos y para la red, proporcionando siempre una conexión coherente a la red.

Los nuevos desarrollos antes mencionados podrían amenazar la seguridad del suministro al conllevar ciertos riesgos en relación con la nueva forma de gestionar la red sin las herramientas avanzadas adecuadas. Los DSOs deben ayudar y facilitar la flexibilidad que se espera de los clientes, garantizando la seguridad del sistema en su conjunto. La organización del mercado es clave y los DSO, como actores neutrales, son perfectos para aportar de forma eficiente la coordinación y cooperación necesarias a todos los participantes.

Además, la comunicación estratégica es crucial. El tradicional enfoque pasivo del DSO hacia la comunicación con el cliente ha llegado a su fin. El DSO tiene que prever la información que necesitan los clientes y acercarse a ellos con datos técnicos a medida. En pocas palabras, los gestores de redes de distribución tienen que generar confianza y convertirse en el socio fiable de los clientes las 24 horas del día. Su objetivo debe ser reducir la complejidad, proporcionándoles tiempos de respuesta anticipados y rápidos en la red y altos estándares de seguridad en el mundo del big data.

En conclusión, en un escenario con prosumidores, sistemas energéticos descentralizados y nuevos patrones de generación y consumo, los DSOs tienen que crear activamente un mayor valor para el consumidor conectado y explicar los beneficios desconocidos de permanecer conectado a la red para que las partes implicadas puedan beneficiarse de todas las ventajas de la red de distribución que ha comenzado a transformarse.

Los gestores de redes de distribución tienen que comunicar estratégicamente lo buenos que son en lo que siempre han hecho: mantener las luces encendidas. Esto se ha dado por sentado, probablemente porque todos estamos acostumbrados a que las redes funcionen extremadamente bien. Los OSD tienen la oportunidad de posicionarse para el futuro en este momento. Al comenzar esta nueva década, es hora de que se adapten.

 

Crédito de la imagen: Matthew Henry en Unsplash