Sistema Energético Industria 4.0 Infraestructura de Datos

La revolución energética comienza con las redes inteligentes

23 junio 2021 por Radoslav Stompf
La revolución energética comienza con las redes inteligentes

La construcción de infraestructuras energéticas seguras y eficientes es uno de los principales objetivos de la UE, que se verá impulsado por una inversión de casi mil millones de euros. Alrededor del 84%de esta cantidad se destinará a apoyar proyectos relacionados con la electricidad y las redes inteligentes.

 

El objetivo es transformar la red eléctrica tradicional en una red supereficiente con un enorme potencial. La principal ventaja de las Smart grids es que permiten utilizar la infraestructura existente sin necesidad de modernizarla o construir nuevas líneas y tuberías eléctricas, lo que suele ser económicamente pesado. O más exactamente, posponen considerablemente esta necesidad.

La red inteligente es, por tanto, una especie de mejora digital de la red eléctrica tradicional, por lo que es mucho más fácil, barato y rápido poner en marcha este tipo de proyectos. Además, esta "mejora" del software genera un ahorro inmediato y allana el camino para una mayor proporción de fuentes de energía renovables. En otras palabras, es como convertir un teléfono de marcación retro en un potente smartphone multifunción.

 

¿Por qué la red tradicional ya no es suficiente?

 

Durante muchos años, el proceso de generación y distribución de electricidad a los consumidores finalesno ha cambiado. Los proveedores de electricidad elaboraban los planes de consumo a partir de los datos históricos de sus clientes y, según estos planes, encargaban la electricidad a las centrales eléctricas. En el pasado, las fluctuaciones del consumo de energía eran mínimas y el sistema de transmisión era relativamente estable (nota: la cantidad de electricidad producida debe ser siempre igual a la cantidad de electricidad consumida).

 

El siglo XXI trajo consigo importantes cambios que empezaron a hacer más inestable el sistema de transmisión. El cierre de centrales de carbón o nucleares y su sustitución por renovables, el crecimiento de la electromovilidad y el hecho de que hoy en día hasta nuestros cepillos de dientes sean eléctricos, da lugar a fluctuaciones imprevisibles en la producción y el consumo de energía que la red eléctrica tiene que afrontar y regular. Pero los anticuados servicios de regulación no son 100% eficientes. A menudo ocurre que el exceso de energía se retira sin ningún uso significativo y, por otro lado, la energía que falta es suministrada por las impopulares centrales eléctricas de carbón.

 

Más complejo y en línea

 

La red inteligente funciona con algo más que datos históricos. Supervisa constantemente lo que ocurre en la red y gestiona al instante el flujo de electricidad. El núcleo de la red inteligente está formado por un software que recoge los datos energéticos, los analiza y decide de forma autónoma cómo se distribuirá la energía. La información que los proveedores de energía solían recoger agotadoramente de múltiples fuentes se procesa así en un solo lugar, haciendo que la red eléctrica sea mucho más predecible, flexible y fiable.

La red inteligente recibe datos no solo de los contadores inteligentes, sino también de otros dispositivos, como sensores o dispositivos IoT (Internet de las cosas). Uno de estos dispositivos IoT es launidad de control FUERGY, que forma parte integral de cada sistema de almacenamiento de energía inteligente brAIn. Gracias a ellos, el software recoge los datos energéticos en línea de fuentes renovables, almacenamientos de energía o equipos como aires acondicionados, calderas eléctricas, bombas de calor u otros electrodomésticos que consumen mucha energía.

 

Imagen: Esquema de red inteligente de FUERGY

 

Así, si el sol empieza a brillar de repente y los paneles solares producen más energía de la prevista, la red inteligente encuentra un uso óptimo para ella. Por ejemplo, la utilizará para cargar el almacenamiento de energía o encenderá algunos de los aparatos para que la energía sobrante se utilice de la forma más eficiente posible y sin pérdidas innecesarias. Si, por el contrario, hay una cantidad insuficiente de electricidad en la red eléctrica, el software dará una orden a los almacenamientos para que liberen la energía acumulada. Esta gestión de la energía reduce significativamente los costes asociados a la distribución de energía, lo que permite a los proveedores de energía ofrecer precios más bajos a los consumidores finales.

 

Inteligencia artificial, prosumidores y comunidades energéticas

 

La digitalización del sector energético nos da la posibilidad de integrar los últimos avances tecnológicos, como la inteligencia artificial (IA). La IA puede aprender sobre el comportamiento energético del punto de entrega concreto, de toda la red eléctrica o incluso de la meteorología, y así predecir mejor la evolución de la producción y el consumo de electricidad. Al igual que en nuestra vida cotidiana, todo lo que podemos anticipar es mucho más fácil de organizar. En el sector de la energía, esto no es sólo un dicho, es una regla sagrada.

 

Con la llegada de las redes inteligentes, es probable que el mercado de la energía cambie. Especialmente con la entrada de los pequeños actores en el juego. En los próximos años, esperamos una instalación intensiva de almacenamientos de energía y un número creciente de prosumidores, es decir, de consumidores de energía que también producen su propia electricidad, por ejemplo, a través de sus paneles solares en el tejado. Estos nuevos actores pronto podrán vender su excedente de energía, lo que contribuirá a aumentar la cuota total de energía verde en la red. Gracias a la digitalización, también es posible agregar virtualmente a los prosumidores individuales en las comunidades energéticas alcanzando un alto nivel de independencia energética con una mínima dependencia de la red eléctrica.

 

Sin embargo, la centralización de la información en un único software plantealos problemas de protección de datos y ciberseguridad. Por lo tanto, es extremadamente importante garantizar el mayor nivel de protección posible para todos los procesos y datos sensibles.

 

En cualquier caso, las redes inteligentes son un elemento crucial para integrar una mayor proporción de fuentes de energía renovables y, por tanto, para descarbonizar el sector energético. Con las soluciones FUERGY, la revolución puede empezar hoy mismo.


Sobre Radoslav Stompf

Stompf

Radoslav Stompf es cofundador y director general de FUERGY. Radoslav tiene más de 20 años de experiencia en el desarrollo de sistemas de control y optimización para la industria energética. Fue consultor de aplicaciones senior para un proveedor de soluciones informáticas integrales para empresas energéticas e industriales en Europa Central. En 2014, cofundó SmartEn, donde aseguró la optimización de la energía para grandes clientes en cifras de más de 10 millones de euros anuales. La misión de Radoslav es ayudar a dar forma al futuro del mercado energético mundial.


Contenido relacionado