Políticas Nacionales/Regionales Sistema Energético

El hidrógeno de Rusia para Japón

01 abril 2020 por Vladimir Vinogradov
El hidrógeno de Rusia para Japón

Rusia está dispuesta a entrar en el sector mundial del hidrógeno en lo que parece un intento de ser un proveedor clave para Japón, que tiene ambiciosos objetivos de adopción del combustible para 2050.

Los planes de Japón de desarrollar rápidamente instalaciones de importación de hidrógeno parecen haber impulsado a Rusia a empezar a elaborar planes para una economía del hidrógeno orientada principalmente a la exportación mundial, según sugieren los últimos acontecimientos en el Ministerio de Energía ruso y en las principales empresas energéticas.

Después de haberse quemado antes por los retrasos en la obtención de una cuota significativa del mercado de GNL, Moscú parece decidida a aprovechar lo que percibe como la próxima gran oportunidad en tecnología energética.

La empresa estatal de gas y petróleo Gazprom anunció el 20 de febrero que quiere producir hidrógeno a partir de gas natural. Este es el último de una serie de anuncios realizados en los últimos seis meses.

En septiembre de 2019, Gazprom dijo que estaba discutiendo las perspectivas de uso y almacenamiento de metano-hidrógeno con la empresa energética alemana Uniper.

También en septiembre pasado, el coloso de la energía nuclear Rosatom dijo que había lanzado un programa para la producción de hidrógeno a partir del exceso de energía nuclear -a través de la electrólisis- destinado tanto al mercado nacional como al mundial. A finales de mes, la misma empresa firmó un acuerdo con la Agencia de Recursos Naturales y Energía de Japón para realizar un estudio de viabilidad en 2020-2021 para exportar hidrógeno de Rusia a Japón.

A finales de año, el Estado ruso también se sumó a la oleada de interés por los proyectos de hidrógeno. En diciembre, el ministro de Energía, Alexander Novak, anunció oficialmente la creación de un grupo de trabajo centrado en el diseño de una hoja de ruta para un sistema energético de hidrógeno en la Federación Rusa.

El crescendo de anuncios se produjo tras una reunión a puerta cerrada celebrada a finales de verano que reunió a Novak, representantes de centros de investigación energética y de las principales empresas energéticas, entre ellas Gazprom, Rosatom, Rostec y Sibur.

Según el diario ruso Vedomosti, que informó de la reunión citando a asistentes anónimos, la convención fue informada por uninformepublicado por la consultora rusa de energía EnergyNet.

El informe afirma que Rusia podría ofrecer hidrógeno a un precio de 3,38 dólares por kg ya entre 2020-2025 y competir por el 10-15% del mercado mundial en 2030.

El lunes, S&P Global Platts evaluó el precio a un mes vista del hidrógeno producido mediante el proceso de reformado de metano al vapor (SMR) en los Países Bajos en 1,1045 euros/kg, incluyendo el capex y las emisiones de carbono.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé una caída del 30% en el coste de producciónsobre el hidrógeno procedente de energías renovables- que Platts aún no evalúa- para 2030.

La base de recursos de Rusia

Según el informe de EnergyNet, tres factores principales permitirían a Rusia convertirse en uno de los principales actores del hidrógeno: grandes reservas de agua dulce; exceso de capacidad de generación de energía y potencial para construir más; y, por último, su proximidad a Japón, donde la economía del hidrógeno se está desarrollando activamente.

El hidrógeno se utilizaría principalmente en los sectores del transporte y la calefacción de Rusia, pero la mayor parte de la producción debería destinarse a la exportación, con una infraestructura que imite lo que ocurre actualmente con el GNL, sugiere el informe.

Es posible que Moscú quiera evitar que se repita el mismo retraso que sufrió Rusia antes de hacerse con una cuota significativa del mercado mundial de GNL. Mientras que en 2009 ya ponía en marcha su primer proyecto de GNL, la planta Sajalín-2, situada en el Lejano Oriente ruso con una capacidad de 9,6 millones de tpa, Moscú siguió centrándose en gran medida en el gas por gasoducto en los años siguientes, especialmente en la cuenca atlántica, y tuvo que esperar hasta 2017 para ver puesta en marcha una segunda planta de GNL, el proyecto Yamal LNG de Novatek.

En ese momento, la cantidad mundial de entrega de GNL ya había superado los 400 Bcm y el mercado mundial de GNL estaba dominado por Australia, Qatar y, últimamente, por los actores estadounidenses.

Japón da el pistoletazo de salida

El informe de EnergyNet ve en Japón el destino más cercano y más grande para la producción potencial de hidrógeno de Rusia, y advierte sobre la competencia de Australia, que también está desarrollando la tecnología del hidrógeno.

A falta de fuentes nacionales de energía primaria, Japón pretende desarrollar un sistema integral de hidrógeno para diversificar las fuentes de energía y reducir la carga sobre el medio ambiente, entre otros objetivos . La Organización de Desarrollo de Nuevas Energías y Tecnologías Industriales de Japón está centrada en la implementación de pruebas de cadenas de importación de hidrógeno a Japón. A finales de 2019, una reunión celebrada por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria atrajo a delegados de 35 países, ya que Japón pretende promover el desarrollo de la energía del hidrógeno en todo el mundo.

En junio, el gabinete de Japón adoptó una estrategia de reducción de emisiones a largo plazo en el marco del Acuerdo de París, que incluye el objetivo de que el país sea neutro en carbono poco después de 2050. La estrategia incluye la reducción del coste de producción de hidrógeno sin dióxido de carbono a menos de una décima parte de los niveles actuales para 2050. La empresa japonesa Tokyo Electric Power Company Holdings (TEPCO) y JXTG Holdings anunciaron en marzo de 2019 sus planes de construir una de las mayores estaciones de servicio de hidrógeno del mundo en Tokio para mediados de 2020.

En la carrera por abastecer a un Japón sediento de hidrógeno, Rusia ya puede contar con un proyecto piloto de producción de hidrógeno que se está construyendo en la central hidroeléctrica de Ust-Srednekanskaya, la mayor central hidroeléctrica de Rusia. La instalación está estratégicamente situada en la región de Magadán, en el distrito de Extremo Oriente, muy cerca de Japón.

La empresa japonesa Kawasaki Heavy Industries y la rusa PJSC Magadanenergo (parte del grupo estatal RusHydro) son socios de la planta piloto de hidrógeno, cuyo objetivo es producir hidrógeno licuado para uso industrial. Está previsto que la estación alcance su plena capacidad en 2024.

La competencia australiana

Sin embargo, mientras Rusia se pone al día en el mercado del hidrógeno, Australia también está acelerando su colaboración con Japón y Corea en la producción de este combustible.

Los ministros de Comercio de Australia y Japón se reunieron en Melbourne en enero para firmar una declaración conjunta de cooperación, en la que se afirmaba el potencial de Australia como gran exportador de hidrógeno, con Japón como principal receptor.

El Consejo Mundial de la Energía ha identificado a Australia como un "gigante con potencial para convertirse en un actor clave a nivel mundial [en el ámbito del hidrógeno]", mientras que la Agencia Internacional de la Energía ha previsto que Australia podría producir fácilmente el equivalente a 100 millones de toneladas de petróleo en hidrógeno para su exportación, suficiente para sustituir el 3% del consumo mundial de gas.

Con este acuerdo, Australia y Japón seguirán cooperando en el proyecto de la Cadena de Suministro de Energía de Hidrógeno (HESC) en Victoria, un esfuerzo por crear la primera cadena internacional de suministro de hidrógeno líquido del mundo.

El Ministro de Recursos y Norte de Australia, Matt Canavan,dice en un comunicado de prensa de eneroque Australia y Japón están bien situados para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece el hidrógeno, sobre la base de una larga historia de éxito en el comercio de energía y recursos.

"Australia está construyendo una base de producción de hidrógeno para fomentar el crecimiento interno y satisfacer la futura demanda de exportación en Japón y la región", dijo Canavan.

"Las oportunidades son grandes. Los escenarios desarrollados para la Estrategia Nacional del Hidrógeno indican que una industria australiana del hidrógeno podría generar unos 8.000 puestos de trabajo y unos 11.000 millones de dólares al año de PIB para 2050", añadió.

Europa en el panorama

Aunque Japón se percibe como el principal comprador potencial de hidrógeno ruso, Moscú parece igualmente interesado en abastecer los mercados europeos de energía libre de carbono.

Uno de los mayores proyectos de Gazprom que se está construyendo actualmente, el gasoducto Nord Stream 2, de 55 bcm/año, que recorre 1.200 km desde Rusia hasta Alemania en aguas marinas, es capaz de transportar hidrógeno, según declaró a los medios de comunicación el secretario general de Eurogas, James Watson, a finales de diciembre.

Con la previsión de que el coste de la producción de hidrógeno se reduzca drásticamente en los próximos años, los esfuerzos de Rusia en la actualidad podrían ser cruciales para establecerse como un actor importante en el mercado mundial. Pero su éxito, al igual que el de otros productores, dependerá también de que los principales mercados de consumo evolucionen rápidamente y creen sistemas de hidrógeno conjuntos.

 


Sobre Vladimir Vinogradov

Vinogradov

El Sr. Vladimir Vinogradov es propietario y fundador de WOGNEWS, Global Energy Market Climate Changes News, portal de información de acceso público sobre el mercado energético mundial y los cambios climáticos. El portal contiene más de 10.000 documentos en formato de texto, vídeo y fotografía desde enero de 2014.


Contenido relacionado