Fachadas verdes: "Buenas para el medio ambiente y para sentirse bien".

08 September 2021 por Katja Reisswig
Fachadas verdes: "Buenas para el medio ambiente y para sentirse bien".

Las fachadas y tejados verdes no sólo son un atractivo visual, sino que también mejoran el clima urbano. La intensa radiación solar, las altas temperaturas y el alto grado de compactación de las ciudades favorecen el llamado efecto isla de calor. Los tejados verdes se manejan en gran medida sin riego, pero es necesario regarlos. La impermeabilización y la protección de las raíces son el problema número uno del tejado. En el caso de un reverdecimiento intensivo de la fachada, es necesario el riego; también en este caso, a ser posible, a través de cisternas de agua de lluvia, para que se utilice la menor cantidad posible de agua potable. Hoy en día, es posible lograr un amplio reverdecimiento sin plantar árboles en muchos edificios residenciales y de oficinas.

Pero la mejora estructural puede ser a menudo más cara que el propio reverdecimiento. Lo más importante es preservar el tejido del edificio en cualquier forma de EDIFICACIÓN. Si todo se hace correctamente, no daña el tejido del edificio, pero tampoco es perjudicial para él. Volver a la página de inicio de MailOnlineVolver a la redacción Este artículo ha sido publicado por Drees & Sommer.


Contenido relacionado   #techos verdes  #humidificación  #fachadas verdes 


Entrevista con Gregor Grassl, socio de la empresa de planificación y consultoría Drees & Sommer SE, con sede en Stuttgart.

Los edificios urbanos y la naturaleza floreciente no tienen por qué ser una contradicción. Al contrario: Gregor Grassl, socio de la empresa de planificación y consultoría Drees & Sommer SE, con sede en Stuttgart, explica por qué las fachadas verdes tienen sentido, especialmente en la ciudad.

SEÑOR GRASSL, EL TEMA DE LA ECOLOGIZACIÓN DE LAS FACHADAS ESTÁ VOLVIENDO A COBRAR FUERZA. ¿CUÁL ES LA RAZÓN DE ESTO?

Las fachadas y tejados plantados no sólo son visualmente llamativos, sino que también mejoran el clima urbano. Y a más tardar, dado que la protección del clima se ha convertido en un tema de gran importancia, el tema de la ecologización de las fachadas está lógicamente muy presente de nuevo. La intensa radiación solar, las altas temperaturas y el alto grado de densidad de las ciudades favorecen el llamado efecto isla de calor, es decir, temperaturas del aire más altas cerca del suelo. Para preservar el factor de bienestar y mitigar estos efectos, se necesitan más espacios verdes en los conceptos de desarrollo urbano.

¿QUÉ VALOR AÑADIDO APORTAN LOS ESPACIOS VERDES?

Aumentan la calidad del aire y, por tanto, mejoran el clima urbano y, al mismo tiempo, la calidad de vida. Los árboles y la vegetación proporcionan sombra, frescor y humidificación. Al mismo tiempo, también mitigan los fenómenos meteorológicos extremos y sirven, por ejemplo, como una especie de esponja y cuenca de captación durante las lluvias torrenciales, que fueron un problema agudo este verano en particular. La conclusión es que tenemos que ser más ecológicos, sellar menos la tierra y contribuir positivamente a la política climática.

¿QUÉ REQUISITOS DEBE CUMPLIR UNA FACHADA PARA SER ECOLÓGICA?

Eso depende del tipo de enverdecimiento. Para la fachada, por ejemplo, están las plantas trepadoras sencillas, seguidas de las trepadoras auxiliares hasta los elaborados sistemas de plantación de fachadas. Entre las plantas trepadoras se encuentran las autotrepadoras, que no necesitan casi nada y por eso suelen aparecer involuntariamente en muchos edificios. Los sistemas de plantación de fachadas más elaborados conllevan un gran peso, por lo que deben estar anclados estáticamente de forma adecuada. Además, se requieren sistemas de riego y la tecnología asociada, ya que se trata de grandes zonas verdes sin apenas riego natural. La normativa de protección contra incendios también debe comprobarse en el caso de un extenso reverdecimiento de la fachada, ya que también puede representar una carga de fuego adicional en condiciones de sequedad. El reverdecimiento de la fachada sólo debe llevarse a cabo si el sistema de riego necesario para ello se gestiona adecuadamente mediante un sistema de gestión de las aguas pluviales.

¿QUÉ PASA CON LOS TEJADOS VERDES?

Aquí, la estática es el factor decisivo, ya que el peso debido al sustrato y a las plantas, así como una capa de drenaje, pesan sobre la estructura de soporte. La lluvia también aumenta el peso. También se distingue entre cubiertas verdes intensivas y extensivas: las cubiertas verdes intensivas con arbustos, plantas perennes o incluso pequeños árboles son más exigentes de plantar y mantener. Como requiere mucho sustrato, el peso es elevado. En cambio, el reverdecimiento extensivo con plantas pequeñas, como musgos, sedums y hierbas, es menos exigente. En la actualidad, es posible realizar un reverdecimiento extensivo e incluso un simple reverdecimiento intensivo sin plantación de árboles en muchos edificios residenciales y de oficinas. Sin embargo, cuando se trata de edificios con grandes luces de techo, como las naves de producción, el refuerzo estructural puede ser a menudo más caro que el propio reverdecimiento. La impermeabilización y la protección de las raíces son el problema número uno del tejado.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LA ECOLOGIZACIÓN DE UNA FACHADA Y UNA CUBIERTA PARA EL EDIFICIO Y PARA EL MEDIO AMBIENTE?

Los tejados verdes ayudan a retener el agua de lluvia y, por tanto, a reducir las consecuencias de las lluvias intensas, como los problemas de inundación. También mejoran el microclima de las ciudades al mitigar el llamado efecto "isla de calor". Como una especie de isla de calor urbana, una zona urbana es más cálida que las zonas rurales circundantes debido a las actividades humanas. Esto puede suponer una diferencia de temperatura de hasta diez grados. Además, la vegetación produce oxígeno a través de la fotosíntesis, lo que contribuye a mejorar el aire, al tiempo que se captura el CO2 y se purifica el aire, ya que los espacios verdes absorben numerosas partículas de aire. Además, hay otros beneficios como el aislamiento acústico, el efecto aislante y la protección de la biodiversidad.

¿HASTA QUÉ PUNTO LA VEGETACIÓN DAÑA EL TEJIDO DEL EDIFICIO?

Si todo se hace correctamente, no dañan en absoluto el tejido del edificio. Por supuesto, esto no se aplica a las plantas trepadoras, especialmente si trepan directamente por la fachada de yeso sin un marco de escalada y, como la hiedra, siguen siendo muy fuertes.

¿Y EL CONSUMO DE AGUA?

Los tejados verdes se gestionan en gran medida sin riego. Sin embargo, para que se conviertan en verdaderos jardines de techo, es necesario el riego. Sin embargo, la mayor parte de ella debe ser suministrada por cisternas de agua de lluvia, de modo que se utilice la menor cantidad posible de agua potable. En el caso de un reverdecimiento intensivo de la fachada, es necesario el riego, a ser posible también mediante cisternas de agua de lluvia, para que el reverdecimiento no suponga una mayor demanda de agua potable. Para ahorrar agua, existen varios métodos que minimizan el crecimiento de las raíces y al mismo tiempo el sustrato. Esto hace que se consuma menos agua y, al mismo tiempo, que se reduzca hasta en un 80% la demanda de agua.

TODO ESTO TAMBIÉN IMPLICA ALGUNOS COSTES. ¿CUÁNDO SE AMORTIZAN LOS COSTES ADICIONALES O CUÁNDO NO?

En lugar de una compleja fachada de piedra natural o una costosa fachada totalmente de cristal, puede valer la pena una fachada verde. Las plantas trepadoras resultan más rentables que los revestimientos de madera o metal en estructuras sencillas, como los aparcamientos de varias plantas. Las cubiertas verdes extensas en tejados planos son en gran medida neutrales en cuanto a costes, ya que no plantean ningún problema estructural particular.

¿DE QUÉ CIFRAS ESTAMOS HABLANDO CONCRETAMENTE?

El reverdecimiento de las fachadas puede oscilar entre 40 y 1.000 euros por metro cuadrado. En algunos casos, también hay que hacer un desembolso considerable, así como otros gastos de mantenimiento. Sin embargo, si es necesario, se pueden reducir las tasas por lluvia. Si el reverdecimiento se hace bien, lo más probable es que la propiedad experimente un aumento constante de valor en el futuro, pero esto es difícil de cuantificar en todos los casos.

¿EXISTE UNA TENDENCIA HACIA EL ECOLOGISMO? SI ES ASÍ, ¿CUÁL CREE QUE ES?

Está claro que sí. Cada vez son más las ciudades y municipios que reclaman y promueven las cubiertas y fachadas verdes. Subvenciones como las del KfW para techos verdes también están aumentando la demanda. En algunas ciudades, los tejados planos sólo se permiten con cubiertas verdes o con uso fotovoltaico. Aunque no es obligatorio, en casi todos nuestros proyectos de construcción e inmobiliarios las cubiertas verdes son un tema que los clientes discuten con nosotros y que a menudo implementan. Los planes de desarrollo individuales también incluyen ya requisitos de ecologización de las fachadas.

TODO PARECE MUY SENSATO Y EFICAZ. ¿TAMBIÉN PUEDEN SURGIR PROBLEMAS?

En el caso de la vegetación trepadora simple, hay que tener cuidado de mantener la distancia con el edificio con dispositivos de trepado para evitar daños estructurales. Los retos son mayores, sobre todo cuando se trata de sistemas de ecologización de fachadas extensas e intensivas. Si no se utilizan sistemas flexibles de sustitución de bañeras, es necesario realizar un gasto considerable para su mantenimiento. La sustitución de las plantas en la fachada vertical es mucho más difícil. Ya en la fase de planificación hay que tener en cuenta cómo se alinean las plantas, si pueden tolerar también lugares sombríos y si son resistentes al viento y a la intemperie. No todas las plantas son adecuadas para todas las fachadas. La plantación y los cuidados también pueden ser complejos: En el caso de edificios especialmente altos, como el Bosco Verticale de Milán, se instala incluso una grúa específica en el tejado para realizar trabajos de mantenimiento en la fachada.

Acerca de GREGOR GRASSL (DIPL.-ING.), SOCIO ASOCIADO DE DREES & SOMMER

Gregor Grassl estudió urbanismo y arquitectura y es planificador especializado en eficiencia energética. En Drees & Sommer es responsable de numerosos proyectos de desarrollo urbano y de distritos sostenibles en Alemania y en el extranjero. Su trabajo se centra en la consultoría estratégica para promotores públicos y privados sobre conceptos de protección del clima, gestión de lluvias intensas, planificación de sistemas de infraestructuras y certificación.

En 2009, Grassl creó y presidió los grupos de trabajo "Barrios Urbanos" y, posteriormente, también "Emplazamientos Comerciales e Industriales" en el Consejo Alemán de Construcción Sostenible (DGNB). En 2013, fue nombrado miembro de la "Plataforma Nacional Ciudad Futura" por la Iniciativa Futura del Gobierno Federal. También es coautor del libro "Nachhaltige Stadtplanung" (publicado en noviembre de 2018).