¿Importa la opinión del público sobre el hidrógeno?

04 June 2022 por John Armstrong
¿Importa la opinión del público sobre el hidrógeno?

Una reciente encuesta realizada en el Reino Unido ha evaluado la percepción del público como muy ambivalente con respecto al hidrógeno. Más del 64% de los participantes eran incapaces de demostrar siquiera un conocimiento básico de la tecnología del hidrógeno o de su potencial para contribuir al sistema energético. Para que el hidrógeno funcione en nuestro viaje de descarbonización, millones de personas tendrán que adoptar la nueva tecnología. Existe un claro riesgo de que la verdad sobre la actual producción mundial de hidrógeno -que es responsable del 2,5% de las emisiones anuales de dióxido de carbono- socave la confianza del público. Sin embargo, va a ser increíblemente difícil convencer a la gente de que cambie si es más caro.

La primera arma nuclear se llamó "H" o bomba de hidrógeno, o que en 1936 se incendiaron las naves aéreas Hindenburg de 140.00 metros cúbicos de hidrógeno.


Contenido relacionado   #hidrógenos  #hidrógeno  #lavado verde 


Una encuesta reciente realizada en el Reino Unido reveló que la percepción del público es muy ambivalente con respecto al hidrógeno, ya que más del 64% de los participantes no pudo demostrar ni siquiera un conocimiento básico de la tecnología del hidrógeno o de su potencial para contribuir al sistema energético (1). Un estudio preocupante reveló que el 34% de los encuestados afirmaba que el hidrógeno era generalmente peligroso (2).

 

La percepción pública es importante. Una vez que la opinión pública se ha puesto en contra de algo, puede ser muy difícil hacerla retroceder. La opinión pública influirá en los responsables políticos, y la opinión es realmente importante para que las tecnologías en fase de desarrollo, como el hidrógeno, tengan éxito. Un ejemplo similar es la montaña rusa de la energía nuclear y los continuos desafíos para lograr su crecimiento.

 

Seguridad

 

Probablemente no ayude el hecho de que la primera arma nuclear se llamara "H" o bomba de hidrógeno, o que en 1936 se incendiaran los 140.00 metros cúbicos de hidrógeno de la nave aérea Hindenburg. Aunque estos dos incidentes están muy lejos de la forma en que pretendemos utilizar el hidrógeno hoy en día, la escasa exposición del público en general al hidrógeno ha sido históricamente negativa. Si quieres preocuparte durante unas horas, escribe "explosión de hidrógeno" en Google.

 

La percepción y tolerancia del riesgo es un tema increíblemente importante cuando se considera un cambio tecnológico a gran escala. Para que el hidrógeno funcione en nuestro viaje de descarbonización, millones de personas tendrán que aceptar la nueva tecnología. Un breve vistazo a otras tecnologías energéticas, como la nuclear y la eólica terrestre, demuestra fácilmente lo importante que es el compromiso positivo del público para lograr el éxito. En el caso del hidrógeno, esto puede ser aún más importante, sobre todo en lo que respecta a la calefacción, ya que los hogares pueden tener que apuntarse en gran número a un complejo proceso de cambio.

Carbono

En la actualidad, la opinión pública se inclina por el hidrógeno como un elemento beneficioso para el medio ambiente (3). La mayoría de los artículos de los medios de comunicación hablan positivamente de las credenciales ecológicas del hidrógeno. De hecho, algunos son excesivamente positivos. Un buen ejemplo es un artículo de Forbes de 2020 en el que se anuncia el hidrógeno como el combustible "verde" del futuro (4). Está claro que vincular las palabras "verde" e "hidrógeno" es beneficioso para mejorar la imagen del hidrógeno como combustible ecológico, pero se corre el riesgo de simplificar en exceso un tema complejo y las acusaciones de "lavado verde" pueden socavar la tecnología en su fase de transición.

 

Existe un claro riesgo de que la verdad sobre la actual producción mundial de hidrógeno -que es responsable del 2,5% de las emisiones anuales de dióxido de carbono- socave la confianza del público. También es mucho más difícil decir a la gente que vamos a utilizar hidrógeno "sucio" ahora mientras el sistema se pone en marcha y luego cambiar al material verde.

Coste

 

El coste es una de las principales preocupaciones del público. Una reciente encuesta realizada en el Reino Unido, en la que se preguntaba a los encuestados sobre el uso de hidrógeno en sus hogares para la calefacción, mostraba importantes objeciones a que el hidrógeno costara más de lo que pagan ahora, con un 77% que no quería o no podía pagar más (5).

 

La infraestructura eléctrica y de combustibles fósiles existente ha hecho que, en la mayoría de los países, el coste del combustible para el transporte, la electricidad y el gas para la calefacción sea uniforme, independientemente de la situación geográfica. Cuando existen diferencias significativas entre países, dentro de los mismos los precios siguen siendo en gran medida uniformes. Esto supone un reto para cualquier tecnología nueva que tenga que introducirse en una zona geográfica concreta: la calefacción urbana sería un ejemplo de tecnología con retos comparables.

 

Los costes comparativos con la electricidad y el gas natural pueden no ser posibles con un papel sostenido del hidrógeno. Sin embargo, va a ser increíblemente difícil convencer a la gente de que se cambie si es más caro.

 

Referencias:

 

1) www.ncl.ac.uk/media/wwwnclacuk/geographypoliticsandsociology/files/news/blended-hydrogen-the-uk-publics-perspective.pdf

2) www.weforum.org/agenda/2019/04/why-don-t-the-public-see-hydrogen-as-a-safe-energy-source/ por parte del público.&text=Entre%20los%20que%20creían%20en%20el%20hidrógeno,pensaban%20que%20era%20muy%20peligroso.

3) www.ncl.ac.uk/media/wwwnclacuk/geographypoliticsandsociology/files/news/blended-hydrogen-the-uk-publics-perspective.pdf

4) www.forbes.com/sites/mikescott/2020/12/14/green-hydrogen-the-fuel-of-the-future-set-for-50-fold-expansion/

5) www.ncl.ac.uk/media/wwwnclacuk/geographypoliticsandsociology/files/news/blended-hydrogen-the-uk-publics-perspective.pdf

6) heattrust.org