Según un nuevo informe, la electrificación de varios sectores europeos podría reducir las emisiones en un 60%.

17 February 2020
Según un nuevo informe, la electrificación de varios sectores europeos podría reducir las emisiones en un 60%.

La electrificación de los sectores del transporte, los edificios y la industria en Europa podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60% entre 2020 y 2050. El informe esboza una trayectoria plausible de electrificación, teniendo en cuenta los niveles actuales de ambición política en países como el Reino Unido y Alemania. La electrificación podría llevarse a cabo mediante una combinación de cambios directos e indirectos. Se calcula que el sistema eléctrico podría necesitar un 75% más de capacidad de generación para 2050 en comparación con lo que se necesitaría sin el acoplamiento adicional del sector, con plantas eólicas y solares de bajo coste que constituirían la mayor parte. El sistema eléctrico también tendría que ser más flexible debido a las diferentes energías

para seguir reduciendo las emisiones hasta llegar a cero, los gobiernos tendrían que introducir políticas más ambiciosas que aceleren la vía del acoplamiento sectorial, y llevar al mercado otras tecnologías como la captura, el uso y el almacenamiento de carbono (CCUS)

Será importante satisfacer la demanda adicional de energía con energía limpia en la medida de lo posible para maximizar los beneficios climáticos del acoplamiento de sectores. Puede descargar el informe.


Contenido relacionado   #electricidad  #tecnologías  #ambición política 


La electrificación de los sectores del transporte, los edificios y la industria enEuropa podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero enun 60% entre 2020 y 2050, según un nuevo informe de la empresa de investigación BloombergNEF (BNEF).

Redactado en colaboración con Eaton y Statkraft, el informe "Sector Coupling in Europe: Powering Decarbonization", esboza una trayectoria plausible de electrificación, teniendo en cuenta los niveles actuales de ambición política en países como el Reino Unido y Alemania.

Según el BNEF, la electrificación, o "acoplamiento de sectores", como se conoce en algunos países, podría contribuir enormemente a la consecución de los objetivos de reducción de emisiones de los gobiernos, aprovechando la transición hacia el bajo consumo de carbono que ya está en marcha en el sector de la generación de energía.

La electrificación podría llevarse a cabo mediante una combinación de cambios directos e indirectos. Los directos implicarían la proliferación de vehículos eléctricos en la mayor parte posible del sector del transporte y la difusión de sistemas de calefacción eléctrica, como las bombas de calor, en los edificios y en algunas partes de la industria; y los indirectos implicarían el cambio al "hidrógeno verde" -producido por electrólisis utilizando electricidad renovable- como combustible para proporcionar calor a los edificios y al mayor número posible de procesos industriales, que de otro modo dependerían de los combustibles fósiles.

El informe estima que el sistema eléctrico podría necesitar un 75% más de capacidad de generación para 2050 en comparación con la que se necesitaría sin el acoplamiento del sector adicional, con plantas eólicas y solares de bajo coste que constituirían la mayor parte. El sistema eléctrico también tendría que ser más flexible debido a los diferentes patrones de consumo energético de la calefacción y el transporte. Al mismo tiempo, los sectores recién electrificados podrían crear nuevas fuentes de esta flexibilidad -al ser capaces de alterar sus patrones de consumo-, siempre que existan las políticas y tecnologías adecuadas.

Esta vía de electrificación permitiría que la electricidad (directa e indirectamente) representara hasta el 60% de la demanda final de energía de estos sectores, frente al 10% actual. Sin embargo, esto estaría muy lejos de la descarbonización total de estos sectores. Ello se debe a las diversas actividades difíciles de eliminar en ellos -como la aviación, el transporte marítimo, el transporte por carretera de larga distancia y los procesos industriales de alta temperatura, como el cemento y el acero-, así como a los largos ciclos de sustitución de algunos activos.

El BNEF afirma que, para seguir reduciendo las emisiones hasta llegar a cero, los gobiernos tendrían que introducir políticas más ambiciosas que aceleren la senda de acoplamiento del sector, y sacar al mercado otras tecnologías como la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS). También tendrían que abordar la agricultura y el uso de la tierra.

Será importante satisfacer la demanda adicional de energía con energía limpia en la medida de lo posible para maximizar los beneficios climáticos del acoplamiento de sectores. En la senda del informe, que supone que se superan los retos mencionados, las emisiones totales de la energía, el transporte, los edificios y la industria se reducen en un 68% de 2020 a 2050. Esto se compara con una reducción del 60% si sólo se consideran el transporte, los edificios y la industria.

Puede descargar el informe completo aquí.

 

Autor: Emily Holbrook

Crédito de la imagen: Pixabay

Este artículo se publicó anteriormente en Líder en medio ambiente y energía.