Servicios de Eficiencia Energética

Alimentar al mundo, preservar el planeta

25 abril 2022 por Sabine Alexandre-Klein
Alimentar al mundo, preservar el planeta

¿Conoces el impacto medioambiental del bocadillo que has comido? La producción de alimentos requiere alrededor de 30 por ciento del consumo total de energía del mundo y sigue dependiendo en gran medida de combustibles fósiles. Además, el uso de energía industrial es responsable de más del 70% de las emisiones mundiales de CO2. Ese sándwich tiene una etiqueta energética muy alta. Para que el consumo de ese sándwich sea más respetuoso con el medio ambiente y garantice un futuro más sostenible, se ha puesto en marcha un proyecto financiado por la UE llamadoINNOVEAS propone utilizar las auditorías energéticas para mejorar la eficiencia energética de los procesos industriales implicados en la producción de su almuerzo.

 

Uno de los colaboradores de INNOVEAS desde hace tiempo es la empresa francesa Bonduelle, productora de conservas vegetales, que empezó a enlatar guisantes en 1926 y desde entonces se ha expandido por todo el mundo, operando ahora en más de 100 países. Para su planta de San Paolo, en Italia, la eficiencia energética fue una prioridad desde su creación en 2010, convirtiéndose en una rutina desde su certificación ISO50001 en 2016. En esta planta, la empresa se centró en el desarrollo de unas instalaciones eficientes desde el punto de vista energético y en la aplicación de medidas de gestión y formación para garantizar que todos los empleados estuvieran de acuerdo con los nuevos procesos desarrollados. Claudio Ubiali, director técnico de la planta de Bonduelle San Paolo, destaca los resultados y la reacción positiva del personal:

"Nuestro personal se ha comprometido realmente con el tema de la eficiencia energética, sobre todo después de observar los resultados tangibles conseguidos a lo largo de los años".

Bonduelle cree firmemente en una economía sostenible y pretende servir de ejemplo de empresa firmemente comprometida en términos de transparencia, responsabilidad y rendimiento medioambiental y social. Su objetivo es conseguir la certificación B Corp para 2025.

"Recomendaría a todas las demás pequeñas y medianas empresas que trabajen de acuerdo con la ISO50001, que no se precipiten para no dar un golpe de timón de vez en cuando",

dice Claudio Ubiali. Otra empresa que apuesta por la sostenibilidad es la alemana Ensinger Mineral-Heilquellen, que vende agua mineral embotellada desde 1952. Tras obtener su primera certificación medioambiental en 1997, la empresa pasó a aplicar otras medidas de ahorro energético, como un sistema de control continuo de la energía. Las estrategias que han aplicado hasta ahora no sólo han permitido ahorrar energía y costes a la empresa, sino que también han desarrollado una imagen positiva de la marca como una que aplica prácticas empresariales sostenibles, que es uno de los principales fundamentos de la empresa. El director de marketing, Stefan Schurr, describe con detalle los efectos positivos de los ajustes:

"Por un lado, estas intervenciones supusieron un ahorro directo, como la reducción del consumo de agua con nuestra nueva lavadora de botellas o el menor consumo de aire comprimido gracias a la eliminación de fugas. Por otro lado, estos temas pueden utilizarse en la comunicación corporativa. A través de las clásicas relaciones públicas o los medios sociales, podemos informar a los consumidores sobre nuestras prácticas empresariales sostenibles y promocionar nuestra empresa y la marca Ensinger."

La importancia de una auditoría energética externa en el camino hacia la sostenibilidad también quedó demostrada en Juan José Albarracín, S.A. , una empresa española especializada en la fabricación y comercialización de pimentón, en activo desde 1854.

"Ampliamos nuestro compromiso con la sostenibilidad en 2018, cuando realizamos una auditoría energética externa para entender dónde podíamos mejorar más. A partir de ahí, empezamos a implementar las primeras medidas"

afirma Cristina Vela de Oro, responsable de sistemas de calidad de Juan José Albarracín, S.A.

"Sustituimos el sistema de iluminación por bombillas LED en todas nuestras instalaciones: planta de la fábrica, laboratorios y oficinas, y pasamos a un 100% de energía verde. En la actualidad, nuestro suministro de energía procede exclusivamente de fuentes renovables. Además, instalamos paneles solares en gran parte de nuestros tejados como primer paso de nuestro proyecto de inversión en energía solar y mejoramos el sistema de calderas incluyendo un trabajo de aislamiento térmico de las tuberías y los equipos. Por otra parte, optimizamos las principales etapas de nuestros procesos de producción para mejorar la productividad".

Independientemente de lo avanzado que esté el proceso de implantación, todas estas PYME tuvieron que enfrentarse a problemas similares, principalmente relacionados con la falta de conocimientos o la resistencia de los empleados y la dirección a aceptar la necesidad de un cambio. Otros problemas, como el coste de las inversiones iniciales, tanto en términos de dinero como de tiempo y recursos humanos, se consideraron un reto. Por ejemplo, en el caso de Mix S.A., un fabricante de zumos polaco fundado en 1996, la eficiencia energética pasó a formar parte de su agenda en 2020 tras enfrentarse a ciertas reticencias internas. El director general, Jakub Cybura, menciona:

"Cambiar la actitud y la mentalidad de algunos miembros de la organización requirió un trabajo intenso y la explicación de los supuestos clave, así como conocimientos sustanciales, lo que supuso una tarea que requirió mucho tiempo y trabajo".

A pesar de estos problemas, en todas estas pequeñas y medianas empresas (PYMES), la implantación de procesos de eficiencia energética y la transición a pastos más "verdes" tuvo muchas ventajas. Empezando por la reducción de los costes operativos asociados a las intervenciones de ahorro energético, pasando por el reconocimiento industrial de certificaciones como la ISO, y terminando por la mejora de la percepción social por parte de los clientes potenciales y de los posibles empleados, que podrían verse atraídos por la posibilidad de trabajar con un empleador con una ética empresarial sostenible demostrable.

"En los últimos años, también se ha puesto de manifiesto que esta gestión sostenible es un motivo importante para que los más jóvenes soliciten un puesto de trabajo en la empresa"

dice Stefan Schurr, de Enginer Mineral-Heilquelle. Basándose en su experiencia, es esencial que las PYME que se plantean iniciar su propia revolución "verde" se den cuenta de la importancia de las pequeñas intervenciones y de su impacto positivo, tanto a medio como a largo plazo. En todos los casos mencionados, el desarrollo de una empresa energéticamente eficiente fue ante todo un proceso descendente que requirió la implicación inicial de la dirección, que a su vez transmitió el impulso al resto de la empresa, que con el tiempo llegó a hacer de la sostenibilidad un concepto propio. Como puede confirmar Jakub Cybura, de MIX S.A., en Polonia:

"El trabajo inicial en este ámbito es sin duda una iniciativa de arriba abajo. El debate, la concienciación y la adquisición de los conocimientos necesarios para cambiar el rumbo en la organización, forzando cambios permanentes en la gestión, son responsabilidad de los directivos".

Otro punto relevante es no temer la contratación de apoyo externo, sobre todo en las fases iniciales. Según estas empresas, todavía no existe una red específica de PYMEs centrada en este tema. Pero Luisa Sileni, del IIPLE (Instituto Profesional de la Construcción de Bolonia) y coordinadora del proyecto INNOVEAS, puede confirmarlo:

"En las próximas semanas, el consorcio INNOVEAS lanzará la "Alianza Empresarial para el Clima y la Energía Sostenible". Esta red de partes interesadas apoyará a las empresas europeas en la adopción de buenas prácticas hacia la energía neta cero para 2050. Esta alianza es uno de los resultados más importantes de nuestro proyecto de tres años, porque ya es hora de ofrecer una red y apoyo a las empresas más pequeñas".

La transición verde no es un camino rápido ni fácil, pero según estas empresas, el retorno tanto para la empresa como para la sociedad en general merece el esfuerzo. Es hora de hacer un mundo "verde" de nuestro planeta azul.

 

Escrito por la Dra. Rosa García-Verdugo

Investigación de Sabine Alexandre-Klein/ Corinna Hackenbroch


Sobre Sabine Alexandre-Klein

Alexandre-Klein

Sabine Alexandre-Klein trabaja como gestora de proyectos y comunicadora científica en el Instituto Europeo de Comunicación Científica (ESCI). Es diplomada en literatura romana y alemana y trabajó durante muchos años como responsable de prensa en el sector de las energías renovables. Sabine comenzó a trabajar en la comunicación y gestión de proyectos de la UE en 2018.


Contenido relacionado